martes, 30 de septiembre de 2014

ESCRIBO Y NO ODIO A LA ESTEBAN, 

¿ES GRAVE, DOCTOR? (1)



Belén Esteban firmando ejemplares de su libro


La primera vez que uno escribe es como esa otra en la que deja de ser mocito. Uno se desvirga para perder la inocencia, o para no ser el único de la pandilla que no ha mojado, que viene a ser lo mismo. Pero las siguientes tienen que ser por otros motivos: por conocer gente, por puro placer, por aprender, por mejorar, por vicio (¡Ñam, ñam!), por aburrimiento o por añadir una muesca al cabecero… ¡Ah, y por amor, claro (no hay que descuidar a las lectoras románticas en este laberinto editorial)!
Está bien que la primera vez que uno pone FIN a una obra propia sienta la emoción de lo inédito y suspire con alivio. Y, si fuma, que se eche un pitillito y mande aros de humo al techo. Pero en las siguientes –¡Ay, las siguientes!– el autor ya debe saber qué espera de su trabajo. ¿Que no es un trabajo? ¿Que es una vocación, una misión, un sacerdocio, una cruzada por la excelencia y la belleza? Ya… En ese caso, amable lector, deja de leer aquí mismo porque lo que sigue no es para ti. Estas líneas van para los que pretenden que la inversión en ideas, investigación y redacción les sea rentable. O, al menos, virgencita, virgencita, que me quede como estoy.
En estos días me he metido de lleno en aprender a promocionar "El viento de mis velas (peripecias de un empedernido bebedor de café)", ebook que subí a Amazon hará ya ocho meses. Entre unas cosas y otras (entre otras, seguir escribiendo), lo eché al mundo como sus padres echan a los pajarillos del nido: a volar y búscate el alpiste. Craso error, salvo que con haber firmado una novela baste. No es mi caso.
¿Qué es lo primero que he aprendido en este nuevo empeño? Generosidad. No, mejor así: GENEROSIDAD. Hay un montón de gente que, a través de blogs, webs, grupos y foros, te enseña a publicar tu ebook, a subirlo a la plataforma, a promocionarlo en la red y, si te descuidas, a encuadernarlo en genuino cordobán. Insisto: un alarde de generosidad. Para los interesados, basta con teclear en Google "publicar con éxito un ebook" o "cómo vender ebooks en Amazon".
¿Y qué más he descubierto? Pues otro despliegue, pero este, en cambio, negativo. Me he topado con un purgatorio repleto de victimismo. Igual que hay ciberescritores con mayor o menor experiencia echando una mano, hay otro puñado que le arrojan al mundo su desprecio y sus lágrimas porque, como la mayoría de nosotros, no se comen un colín. En las pandillas pasaba igual: el que menos se batía en el cuerpo a cuerpo era el más plañidero. Y es que el sexo regular y la venta de libros relajan mucho y pintan una sonrisa en la cara.
De hecho, ese purgatorio llega a tales magnitudes que me he encontrado con un grupo autodenominado "de escritores incomprendidos". ¿Y no será que escriben en pastún? Vamos a ver, alegres camaradas, cuando uno se lanza a un proyecto personal semejante lo mejor es meter el victimismo en una canasta y dejarlo en la puerta de una iglesia, como a los antiguos expósitos. Para los seguidores del crucificado el victimismo es como el pan nuestro de cada día. Igual os lo agradecen.
Sí, sí, vale, ¿pero qué tiene que ver Belén Esteban con todo esto? Fácil. Uno de los tópicos de los autores incomprendidos (y de muchos otros, la verdad) es el desprecio por la de San Blas. "¿Cómo es posible que no me publiquen a mí y que esa arrabalera tenga un libro? ¿Cómo es posible que yo no venda ni una escoba y que a esa se los quiten de las manos", se duelen. La Princesa del Pueblo se convierte así en una escupidera colmada de indignación y resentimiento.
Pues lo siento, pero no estoy de acuerdo. En absoluto. Hasta donde yo sé, la Esteban no me ha quitado a mí ninguna oportunidad. Y lo puedo explicar, pero será en la próxima entrada de este blog. Esa es otra lección, salvo que ya la traía aprendida: titular impactante y final cliff-hanging, o sea, colgados sobre el abismo. Y así, hasta la semana que viene...

(Continuará)




NOTA: en el ángulo superior derecho de cada entrada, justo sobre mi foto, aparecerá desde ahora un botón azul con el logo de Hispabloggers. Si esta entrada es de tu agrado y lo pulsas, recibiré un voto para el ránking del administrador de blogs. Muchas gracias por tu colaboración.


SI QUIERES SABER MÁS SOBRE MI NOVELA:
Y SI QUIERES TENER OTRA PERSPECTIVA DE LA TELEVISIÓN:

No hay comentarios:

Publicar un comentario